Con motivo de la presentación que ha tenido lugar esta mañana en Roma de la Exhortación Apostólica Postsinodal “Querida Amazonía” del papa Francisco, a raíz del Sínodo especial celebrado entre 6 y el 27 de octubre pasado, los miembros del Comité directivo de la REPAM (Red Eclesial Panamazónica) han hecho público una reflexión conjunta en la que invitan a “abrazar juntos los sueños” señalados en la Exhortación.

Este es el texto suscrito por el cardenal Claudio Hummes, presidente de la REPAM; el cardenal Pedro Barreto, vicepresidente; y Mauricio López, secretario ejecutivo:

El complejo y hermoso proceso Sinodal, el cual apenas comienza en su fase más importante de llevar a la vida los frutos de su discernimiento, nos ha llevado en una navegación que ha unido los llamados esenciales del Concilio Vaticano II, ya expresados como nuestro horizonte eclesial hace más de 50 años, con el camino de la Iglesia en América Latina y con las vidas, las identidades, y la territorialidad de la Amazonía. Una convergencia con sus pueblos y comunidades, con sus gritos y esperanzas, y con la vida donada de tantos mujeres y hombres que en el seguimiento del llamado de Cristo, y como opción por el Reino, se han entregado enteramente por este lugar que es misterio sagrado.

Nuestra amada Amazonía es un rostro concreto que trae vida, que abre nuevas posibilidades y que nos confronta con la urgencia en medio de una verdadera crisis climática. Es un regalo de la periferia para el centro, como un gesto tan propio del Evangelio en el que los márgenes iluminan con una nueva luz para la conversión integral del centro, para que haya vida, y vida en abundancia para todos y todas.

En nuestro comunicado final como REPAM sobre la Asamblea del Sínodo Amazónico expresamos que lo esencial de esta navegación ha sido la permanente escucha que ha acompañado la actitud de diálogo con lo diverso, y ello ha sido el sustento de un discernimiento que permite perfilar verdaderos nuevos caminos. El Papa ha dado ejemplo de una genuina actitud de escucha y respeto, y sobre todo de valentía, para que el Espíritu sople con fuerza para ayudarnos a tejer las conversiones:

– Pastoral: para una Iglesia en salida misionera, capaz de anunciar la alegría del evangelio en el respe to de las culturas;

– Cultural: para no tener miedo a lo diverso y reconocer la presencia de Dios en este diálogo intercultural con pueblos y comunidades de la Amazonía

– Ecológica: descubriendo el rostro de Dios en todo lo creado, y su majestuosidad y vulnerabilidad en la Amazonía y sus pueblos, y en el urgente llamado a un cambio socio ambiental; y,

– Sinodal: para caminar más juntos, en la escucha del pueblo y su sentido de Dios, y crear nuevas posibilidades que permitan que el Reino que Jesús ha traído sea una posibilidad

Es por esto que invitamos a todos los hombres y mujeres de Iglesia, y a todas las personas de buena voluntad que aman la vida, a que digamos juntos con el Papa Francisco en “Querida Amazonía”: Que seamos capaz de abrazar juntos los sueños para:

a) luchar por los derechos de los más vulnerables, entre ellos los pueblos originarios, para que su voz sea escuchada y su dignidad asegurada;

b) que seamos capaces de preservar su belleza cultural tan diversa;

c) que custodiemos su hermosura natural y la vida que en ella lo desborda todo; y

d) que se constituyan comunidades plenamente cristianas encarnadas y con rostros amazónicos propios.

Con la gratitud por el camino andado, con la convicción de nuestro compromiso encarnado como Iglesia en este territorio y con sus pueblos y comunidades, y con la esperanza en el futuro, decimos con el Papa Francisco: ¡Querida Amazonía!

Invitamos a todos los miembros de nuestra REPAM, a los hermanos y hermanas de Iglesia, y a todas las personas de buena voluntad, a acoger esta Exhortación Apostólica Postsinodal para leerla, orarla, estudiarla, discernirla, compartirla, y, sobre todo, a asumirla como compromiso real para actuar en favor de la vida, y la vida en abundancia, para esta Amazonía y para las futuras generaciones del mundo todo.

Card. Claudio Hummes, OFM, presidente
Card. Pedro Barreto Jimeno, SJ, vicepresidente
Mauricio López, secretario ejecutivo
(Comité directivo de la Red Eclesial Panamazónica REPAM)